Desde Victoria (Australia), nos llega la historia de un modelo extinto que ha sobrevivido gracias a este tipo de tecnología, la impresión 3D, ABC Radio Melbourne relata que en este continente se encuentra el único coche de carreras Delage Type-S que queda en el mundo, y gracias a la tecnología 3D ha vuelto a la carretera, cuando en 2014 su motor dijo basta tras 100 años funcionando, su dueño no dudó en darle una segunda oportunidad.

 

Obviamente, todos los recambios no fueron una opción realista para poder llevar a cabo el milagro, así que un ingeniero especializado en el motor de preguerra llamado Grant Cowie decidió consultar a los sabios los avances tecnológicos y, como los ingenieros de Jurassic Park, creó un motor que no existía para un coche histórico.

Quién le hubiera dicho al olvidado padre del Delage que 112 años después de que fundara la compañía, sus coches se convertirían en objeto de culto, la empresa Delage fue una firma de lujo de automóviles y coches de carreras fundada en el año 1905 por Louis Delage, durante la Primera Guerra Mundial, Delage produjo munición, pero fue justo después cuando su nombre se hizo un hueco en la historia del automóvil.

 

Louis Delage comenzó su producción con un automóvil con motor monocilíndrico De Dion, y pronto sus modelos se ganaron una buena reputación por su estética y su potencial en las competiciones.

Más tarde le siguió un cuatro cilindros de 1460cc y 9hp, numerosos modelos de 12hp y un seis cilindros de 2588cc, pero no fue hasta la posguerra cuando la producción de Delage se hizo realmente significativa.

El primer coche realmente admirado de Delage fue el modelo “CO” de 1918, equipado con un motor de 6 cilindros, 4532cc y 20hp, Louis Delage un fabricante e ingeniero pionero en el mundo de la automoción, compitió en el Grand Prix e Indianápolis, entre otras competiciones, los años veinte fueron los más exitosos para su negocio, y triunfó con coches de turismo como el DI y el GL.

 

A partir de ese momento se empezó a producir una larga y exitosa saga de coches de seis cilindros como el “DM” 3174cc y el “DR” de 2516cc, la Gran Depresión del año 1930 hundió la producción y cinco años más tarde se vio obligado a liquidar la compañía. 

Fue el fabricante francés Delahaye el que la adquirió, dejando a Louis con una penosa pensión, tras la Guerra, Delahaye anunció la aparición de un nuevo modelo Delage de seis cilindros, pero el nombre fue desapareciendo progresivamente.

Louis Delage con 60 años, sin recursos y con un divorcio a sus espaldas, ni siquiera se podía permitir un coche, murió olvidado y arruinado a los 73 años de edad en un suburbio de París, y ahora que conoces su historia, la que relata ABC tendrá un sentido completo.

SI NO HAY RECAMBIOS, IMPRÍMELOS

Volviendo a Australia, encontramos al dueño del coche Delage Type-S, Stuart Murdoch, buscando una solución para que el motor de dieciséis válvulas de su coche de 103 años de edad pueda volver a rugir.

Encuentra en un ingeniero especializado en los motores de preguerra llamado Grant Cowie la solución: imprimir en 3D el motor, Cowie Grant sabía que reproducir con el Método Tradicional el bloque del motor sería extremadamente caro y llevaría demasiado tiempo, así que usó la tecnología digital para clonarlo.

Pero sería el mayor reto al que se había enfrentado, usando poderosos láseres, el motor fue escaneado por dentro y por fuera, y en cuestión de días el trabajo de meses se llevó a cabo, los datos del escaneado en 3D fueron usados para poder reparar digitalmente el motor dañado por ordenador; tras esto, mediante una impresora 3D se creó un molde de arena,el cual fue recubierto por una capa de hierro, Cowie Grant lo remató de forma manual con sus herramientas, y cuando el motor estuvo instalado, respiró, creo que nunca antes se había hecho algo así en la restauración de ningún vehículo”, cuenta al periódico ABC.

 

MEJOR SOBRE EL ASFALTO QUE EN UN MUSEO

Si más propietarios de los coches clásicos como Murdoch decidieran devolver a la vida a sus automóviles centenarios, las carreteras se volverían un espectáculo único, cabe decir, que el Delage no debe ser un coche fácil de conducir: se necesitan cuatro manos y 3 pies para hacerlo rodar y la dirección es extremadamente dura, pero verlo de nuevo en movimiento es todo un lujo.

Hoy en día, los grandes de la industria automotriz ya utilizan la tecnología 3D como parte del proceso de fabricación, la impresión 3D o fabricación aditiva agiliza muchísimo el proceso de diseño de piezas: Con los
métodos tradicionales un ingeniero creaba una maqueta a ordenador y debía de esperar meses hasta tener el prototipo en sus manos, pero con esta técnica, en apenas unos días, pueden obtener la pieza físicamente y  a un coste mucho más reducido.

Es el caso de Ford que ha adquirido recientemente una gran impresora 3D en su Centro de Investigación   y Desarrollo con la que la compañía está empezando a imprimir piezas de gran tamaño, también el grupo PSA que suscribió hace unos meses un acuerdo con la firma Divergent 3D para fabricar componentes para coches más ligeros y más baratos, con las impresoras 3D junto con ingenieros tan tenaces como Crowe, se puede hacer realidad “revivir un dinosaurio” como lo es el Delage Type-S, que con sus 103 años, va a vivir una segunda vida.

ASÍ SALVÓ UNA IMPRESORA 3D AL ÚLTIMO DELAGE TYPE-S DEL PLANETA
Puntúa nuestras web