Hace como unos dos años, el británico Neil Harbisson fue declarado como el primer Cyborg legalmente reconocido del mundo, tras implantarse una antena en su cabeza para corregir su daltonismo, A través de esta antena que esta directamente conectada al cerebro podía “escuchar” los colores  y percibir colores invisibles como los infrarrojos y los ultravioletas, pero demás, mediante este dispositivo podía recibir imágenes o llamadas telefónicas directamente en su cabeza desde móviles o satélites.

 

La historia de este británico parece ciencia ficción, pero la capacidad tecnológica actual para poder implantar en el cuerpo humano dispositivos electrónicos o sustituir órganos con impresiones 3D está en un momento que permitirá a corto-medio plazo poder sustituir órganos defectuosos y combatir muchas enfermedades, cada año, cientos de miles de personas en todo el mundo esperan sin éxito que les implanten un órgano y muchas mueren esperándolo, aunque no solo será posible mejorar la calidad de vida sino también salvar las vidas de muchas personas, también será posible alargar la vida e incluso cambiarles la vida.

 

Estos órganos podrán reemplazarse según fallen y, además, estos Órganos Artificiales también podrían tener la ventaja de no requerir que los receptores tomen inmunosupresores durante el resto de sus vidas también, de momento, la impresión 3D o fabricación aditiva sólo ha permitido sustituir prótesis con éxito, ya que existen ciertas dificultades para reemplazar órganos.

Y el obstáculo es que resulta realmente difícil que este Órgano Sintético que se pretende implantar tenga el tiempo suficiente como para vascularizar en el organismo de una persona, aunque estos científicos ya trabajan en esa vía.

 Los trasplantes de órganos sintéticos solo se han realizado de forma experimental y en casos extremos y los resultados no han sido extremadamente satisfactorios, Hannah Warren, una niña de casi tres años que recibió una tráquea sintética en Estados Unidos, falleció a los tres meses del implante.

La pequeña, que nació sin tráquea, se convirtió en 2013 en la primera persona en recibir un trasplante de un Órgano Sintético en EE.UU y la más joven del mundo en someterse a este tipo de intervenciones.La tráquea artificial, diseñada con fibras plásticas a las que se añadieron células madre de la médula ósea de la niña, fue realizada por el doctor Paolo Macchiarini, es uno de los pioneros en este tipo de medicina regenerativa experimental.

Aunque, el pasado año un equipo de expertos del Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa de California (Estados Unidos) dio un paso de gigante en este camino, los investigadores desarrollaron un nuevo sistema de impresión que superaba algunos de los obstáculos, gracias a un sistema con microcanales donde iban instaladas las células que se iban utilizar.

De esta manera se aseguraba la permeabilidad de los nutrientes y el oxígeno y se conseguía que éstas se mantuviesen vivas una vez se trasladan a la pieza sintética ya construida y con capacidad para desarrollar un sistema de vasos sanguíneos.

 

El experimento con roedores fue todo un éxito, tras implantar una oreja reconstruida a partir de células humanas y distintos tipos de materiales impresos en 3D capa a capa, a las dos semanas despues el músculo era lo suficientemente robusto como para mantener sus características estructurales, vascularizarse e inducir la formación de nervios.

Dos meses después, el órgano sobrevivía y mostraba importantes signos de vascularización, los avances  ya están aquí, personas que han tenido que manejar con diabetes tipo uno durante la mayor parte de sus vidas podrán tener acceso a un páncreas artificial.

 

Este dispositivo permitirá a los usuarios conectar sus Teléfonos Inteligentes a un sensor que monitorea continuamente su nivel de azúcar en la sangre y el teléfono utiliza esa información, así como información del usuario sobre su nivel de actividad, para decirle a una bomba cuánta insulina liberar en la sangre.

El Páncreas Artificial está actualmente en ensayos clínicos para poder evaluar su seguridad y eficacia en  las personas con diabetes tipo 1, el páncreas no es el único órgano que podría ser reemplazado por un dispositivo artificial, pero muchas empresas están invirtiendo en el desarrollo de órganos artificiales, según un análisis que se ha realizado recientemente publicado de Big Market Research, se espera que el mercado aumente durante la próxima década.

 

Un Riñón Artificial implantable puede estar disponible para los pacientes que actualmente sufren diálisis  a finales de la década, según algunos informes, estos Órganos Artificiales, algunos electrónicos, algunos diseñados por la impresión 3D con células cultivadas, pueden ser capaces de reemplazar los corazones y los hígados que fallan, suplantando los ojos y los oídos defectuosos, pero sin duda también sería posible que estos órganos no solo se adaptasen para permitir ver a los ciegos  y oír a los sordos, también podrían ser mejorados para dar a la gente súper sentidos también.

La cibernética podría además de salvar vidas podría mejorarla y en ese ámbito trabaja Elon Musk, que está desarrollando tecnologías que no sólo restaurarán los cuerpos de los enfermos y discapacitados, sino que mejorarán los cuerpos sanos.

Aunque según destaca la web Futurism, Musk ha sugerido que planea revelar pronto su Cordón Neural,  un dispositivo que podría mejorar y podría crecer con su cerebro que está diseñado para poder llevar la Inteligencia Humana a la
velocidad con la inteligencia artificial, La raya-robot

 

En un significativo avance para los órganos artificiales, científicos de la Universidad de Harvard crearon al primer robot híbrido: esta pequeña raya está compuesta de un esqueleto dorado cubierta en silicona en donde están adjuntas células de corazón de ratas.

La raya-robot puede nadar impulsada por la luz a la que reaccionan las células, la creación sería la puerta  a construir órganos hechos a base de músculos y materiales artificiales, no hay ninguna razón para limitarnos a fabricar Órganos y Tejidos tal y como existen en la naturaleza.

Se podría pensar en la creación de nuevos órganos que mejoren las funciones de los órganos ya existentes, es lo que proponen los autores de un estudio publicado en la revista Integrative Biology, que recoge la web Consalud.

 

Esta fisiología mejorada podría incluir funciones completamente nuevas o incluso la capacidad de diagnosticar y curar enfermedades, un ejemplo ya existente es la generación de oídos biónicos con una antena de bobina integrada
(órganos cyborg).

Aunque existen ciertas restricciones que dificultan el progreso, para los científicos, esto no significa que haya que limitar el diseño de Estructuras Celulares complejas, sino que es necesario establecer cuáles son los límites asociados a la organización de estas estructuras biológicas.

LOS ÓRGANOS CYBORG Y EN 3D NO SOLO SALVARÁN LA VIDA, TAMBIÉN LA ALARGARÁN
Puntúa nuestras web