Parte del equipo de investigadores del Centro de Tecnología Biomédica de la Universidad Politécnica de Madrid (CTB-UPM), junto con la en colaboración con el Instituto de Ciencia de Materiales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (ICM-CSIC) y ademas el Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (ICP-CSIC), ha conseguido producir materiales biocompatibles a partir de residuos de la Industria Agroalimentaria, y en concreto del Orujo de Manzana resultante de la producción de zumo.
 

 

Estos materiales pueden servir como matrices 3D para regeneración óseo-cartilaginosa, de gran utilidad en muchas aplicaciones de medicina regenerativa en enfermedades como la osteoporosis, la artritis o la artrosis, todas ellas de gran impacto económico debido a la creciente edad media de la población. El residuo procedente de la manzana es una materia prima abundante, la producción mundial de esta fruta (manzanas) en 2015 fue de más de 70 millones de toneladas, 10 millones de ellas procedentes de la UE, de las cuales medio millón derivaban de España.

Alrededor del setenta y cinco por ciento del peso de la manzana se puede convertir en zumos y derivados alimentarios y el resto conocido como Orujo de Manzana, que contiene mas o menos entre el 20% y el 30% de materia seca, se utiliza principalmente como material de bajo precio para alimento de animales. El procedimiento, para la multivalorización del Orujo de Manzana llevado a cabo por este Equipo de investigadores de la UPM y del CSIC, se basa en realizar extracciones secuenciales de diferentes moléculas bioactivas como antioxidantes o pectina, y finalmente obtener un residuo a partir del cual se prepara un bi material con características de porosidad y textura apropiadas para ser utilizado en ingeniería tisular.

 

BAJO COSTE

La extracción primaria de antioxidantes constituye el 2% del peso seco del residuo de manzana inicial, y la extracción de pectina de aproximadamente el 10%.  Las moléculas químicas extraídas tienen reconocido valor como nutracéuticos y la pectina es un material de gran utilidad en diferentes aplicaciones médicas, dada su alta biocompatibilidad, formando parte de fármacos antitumorales o en el tratamiento de heridas cutáneas.

El resto del residuo de la manzana se modifica con Tratamientos Físicos y Tratamientos Químicos para poder diseñar biomateriales con estructuras, texturas y composiciones apropiadas, capaces de promover el crecimiento de diferentes
tipos celulares. 
Para este caso concreto, las células elegidas fueron osteoblastos y condrocitos, relacionadas ambas con la regeneración de tejido óseo y tejido cartilaginoso, dada su utilidad en diferentes aplicaciones de medicina regenerativa en enfermedades de amplio espectro como son osteoporosis, la artritis o la artrosis.

En la actualidad existen en el mercado productos con aplicaciones similares, sin embargo, y su precio es mucho más elevado llegando a superar los 100 euros por gramo, mientras que los residuos utilizados en este trabajo no llegan a los 100 euros por tonelada. Y por ello, existen claros incentivos para la conversión de estos residuos en productos finales de un gran valor añadido.

En opinión de Milagros Ramos, una de las investigadoras del estudio, “con este acercamiento se consigue un doble objetivo, por un lado usar residuos como fuente renovable de sustancias y materiales con gran valor y diversidad química
y, por otro, reducir el impacto que genera la acumulación de dichos residuos sobre el medioambiente, basándose en una filosofía de desperdicio cero de importancia tanto medioambiental como económica”. 
Con los materiales obtenidos en este trabajo se están desarrollando en la actualidad nuevas aplicaciones tecnológicas que permiten estructurar los biomateriales de manera personalizada mediante técnicas de impresión 3D.
RESIDUOS DE MANZANA PERMITEN REGENERAR HUESO Y CARTÍLAGO MEDIANTE LA IMPRESIÓN 3D
Puntúa nuestras web